Premio Gemas, iniciativa comprometida por el cuidado del medio ambiente Caribe

La idea nace a raíz de la carencia de iniciativas que propicien espacios para el debate sobre el cuidado ambiental en la Región Caribe.

Ultracem es una compañía especializada en la producción y comercialización de cementos y concretos para la industria de la construcción en Colombia. Desde sus inicios se preocuparon por el impacto de sus procesos en el medio ambiente y la comunidad, es por esto que junto con la Corporación Autónoma Regional del Atlántico lanzaron en 2015 el Premio Gemas, que busca reconocer el desempeño de personas y organizaciones que contribuyen al mejoramiento, aprovechamiento y conservación de las potencialidades ambientales.

El objetivo del premio es impulsar la gestión ambiental liderada por personas u organizaciones que promueven la protección ambiental, el manejo sostenible de los recursos naturales, la conservación y el fomento de una cultura de la responsabilidad ambiental.

Pablo Ortega, Director  del premio expresó a LR que es el único premio ambiental de la región Caribe que entrega estímulos económicos para el desarrollo de los proyectos participantes.

“Es una iniciativa que viene creciendo. En nuestros dos primeros teníamos pocas categorías, ya abarcamos investigación y negocios verdes”, expresó Ortega.

La idea nace a raíz de la carencia de iniciativas que propicien espacios para el debate sobre el cuidado ambiental, lo que puede generar atraso en este ámbito. En este sentido, la empresa vio una oportunidad de crear consciencia en las empresas y personas para que cuiden las riquezas naturales de la Región Caribe.

Alberto Escolar Vega, director de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, indicó que año tras año aumentan los participantes y en 2018 se presentaron 248.

“A través de este tipo de premios se identifican muchas iniciativas en torno a la protección del medio ambiente, desde que generan bienes y servicios a la comunidad hasta aquellas que tienen impacto en la preservación y conservación de los recursos naturales”, señaló Escolar.

Debido a que cada año aumenta el número de inscritos al premio y la diversidad de proyectos que se presentan, este año se amplió el número de categorías a cinco. La primera es Ciudadano Ambiental, un reconocimiento a las actividades efectuadas especialmente por personas naturales, juntas de acción comunal, asociaciones y líderes comunitarios.

La segunda es Educación Ambiental Versión Escolar, que busca reconocer la trayectoria, las experiencias exitosas realizadas por los docentes de planteles educativos públicos o privados de básica primaria, básica secundaria y media, que desarrollan proyectos ambientales en sus distintos ejes de acción.

La tercera es Educación e Investigación Ambiental que resalta la trayectoria, las experiencias exitosas e investigaciones adelantadas por docentes, estudiantes, investigadores, universidades y centros de investigación que desarrollan proyectos ambientales en sus distintos ejes de acción.

La cuarta categoría es Negocios Verdes, que busca personas u organizaciones que promuevan modelos de producción y consumo sostenibles de bienes y servicios generando valor y conservación de la biodiversidad.

La quinta categoría es Organización Ambiental que busca reconocer las acciones ambientales efectuadas por las empresas públicas o privadas, ONG´s y cooperativas, que acorde a sus operaciones han desarrollado políticas, programas y proyectos ambientales que favorezcan el desarrollo sostenible de sus operaciones. Por categoría se premia los dos primeros puestos.

Tomado: Periódico la República